• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018, Hablemos Arte

bloghablemosdearte@gmail.com

Historia del arte

Buscar

"Yo pude haber hecho eso"

Una de las razones por las cuál empecé esta página, fue el comentario más escuchado en el mundo del arte contemporáneo y moderno “Pff, ¡hasta yo pude haber hecho eso! Está facilísimo”. Esta frase hace que se me retuerza todo lo que se puede retorcer dentro de mi cuerpo y querer aventarles… o mejor dicho, regalarles un libro de historia de arte, con moñito.


Si te ha tocado escuchar este famosísimo comentario o si no te ha tocado pero quieres estar preparado para cuando te toque porque te va a tocar, esta entrada es justo lo que estabas buscando.


2 razones importantes para recordar:


1.Tu no lo pudiste haber hecho y 2. Tú no lo hiciste.


Pero igual hay gente que no está satisfecha con esa respuesta.

Cuando estás frente a una pintura de arte moderno o de cualquier época y te sientas tentado a decir “Hasta un niño de 5 años pudo haberlo hecho” piensa en lo siguiente.

Una vez vi un video ensayo muy bueno (que con gusto comparto) que pone de ejemplo a Felix Gonzalez Torres y su obra de arte llamada Untitled (Perfect Lovers), dos relojes comerciales colgados en una pared que sus horas, minutos y segundos están sincronizados. Y si, claro, puedes ir a una tienda, comprar dos relojes iguales, colgarlos en la pared y se verían exactamente igual a los que están colgados en el museo. Sin embargo, también pudiera ser un experimento interesante ver por cuánto tiempo logras que se sincronicen y cuál se queda sin baterías primero pero de igual manera, te estaría faltando algo clave para esta obra de arte: la intención.

Untitled, Perfect Lovers, Felix González, 1991.

El título claramente te invita a que consideres estos relojes como metáfora para amantes y cómo dos personas con corazones latiendo como el tic tac de los relojes pueden estar en sincronía perfecta y después involuntariamente desincronizarse… sin llorar. El titulo después sugiere que inclusive después de caer en la desincronización pueden seguir adelante a su paso en perfectas condiciones… como yo y mi amor platónico de prepa.


Pero todavía hay mas historia detrás de porque esta obra de arte no fue hecha por cualquier persona en cualquier momento de su vida… vayan por sus kleenex, fue hecha por Felix Gonzalez Torres, quien era públicamente gay en los 80’s y que hizo esta obra de arte después de que su pareja, Ross, fue diagnosticado con SIDA. El trabajo de Gonzalez-Torres logra hacer que unos relojes comerciales te hagan sentir emociones fuertes y profundas, fin. Ahí está la razón de por qué tu no pudiste haber colgado esos dos relojes y haberlos puesto en un museo. Jamás desacreditemos la carrera de un artista que no es nada fácil y menos aún, sabiendo que su intención cambia toda la historia.


Cuando dices “Yo lo pude haber hecho”, al ver esculturas no monumentales, pinturas poco detalladas, dibujos hechos voluntariamente simples, lo que realmente estás diciendo o lo que hoy te recomiendo que digas es “Esto no demuestra una habilidad o talento impresionante y personalmente, eso es lo que yo busco en una obra de arte”.


Así como admiramos trabajos que no requieren talento o habilidad nata, así debemos de valorar a los artistas no por su manera de hacer cosas con sus manos pero por su efectiva y perfecta ejecución de transmitir buenas ideas. Es el pensamiento que le da vida al objeto, no el objeto en sí.

Pregúntate la próxima vez que veas una obra contemporánea “¿cuáles fueron las circunstancias que me llevaron a mi no hacer eso y a ese artista tan impulsado a no solo pensar en esa idea y traerla a la vida, pero también encontrarle una audiencia?”


Con eso puedes todavía admirar talento y habilidad, pero también puedes abrirte a un mundo del arte más grande y lleno de posibilidades.

818 vistas