• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018, Hablemos Arte

bloghablemosdearte@gmail.com

Historia del arte

Buscar

¿Por qué es tan famosa la Mona Lisa?

Actualizado: 6 de dic de 2018

El arte siempre va a sobresalir como un área en dónde la subjetividad pasa a primer plano y la razón y la lógica en segundo. Te lo digo yo y te lo va a decir el mundo, para entender verdaderamente a una pintura te la tienes que fumar, como lo dije en la entrada pasada, no hay espacio para “pero eso no tiene lógica”. Y en el caso de la Mona Lisa no es la excepción, yo creo que al menos 8 de 10 que me leen, cifra acertada y sacada cuidadosamente de mi cabeza, se han preguntado al estar parados frente a esta obra de Leonardo con un miedo de que te contesten que no sabes nada de arte y que cómo te atreves a preguntar eso,“ ¿Qué tiene de especial La Mona Lisa? ¿Por qué es tan famosa?”



Aquí todas las preguntas se valen y todas se contestan, ¡hasta yo estoy de acuerdo! En el Louvre, donde vive y ha vivido la Gioconda por años, hay muchísimas más obras que pasan desapercibidas por el alboroto que causa ésta. Entonces, ¿por qué es tan famosa? Un crítico de arte, David Wallace dijo que la mayoría de las veces el valor de una obra no está en el trabajo en sí, sino en el contexto que fue hecha. Y con eso empezamos nuestra listita.


La obra fue pintada en las primeras décadas del siglo XVI, que ya sabemos que fue una época muy especialita para escoger su arte. Fue cuando muchos artistas, grandes pensadores y filósofos se atrevieron a dar a luz su arte y compartirlo con los demás mortales, por esto mismo es que las pinturas de esta época son muy valiosas para los coleccionistas. No olvidemos de quién la hizo, Leonardo Da Vinci es un factor importantísimo de su fama y agréguenle que él rara vez terminaba sus pinturas entonces pongas el cuadro que pongas, cualquier obra de él siempre va a sobresalir. Esto lo podemos ver también con los cuadros de Van Gogh o Frida Kahlo, que gracias a todo el chisme que se hizo de sus vidas, su arte es bien popular.


Y antes de echarte el cuento de que su sonrisa es lo que la hace tan famosa, que es porque nadie sabe en realidad quién es la musa, que su boca no está sonriendo pero sus ojos si, lo que importa saber es que este retrato pasó desapercibido hasta que en 1800 que fue descubierta por el señorón: Napoleón Bonaparte para ponerla en su baño, casual. Así pasó un siglo siendo un retrato renacentista “cualquiera” hasta que en 1911 fue robada del Louvre. Se armó un despapaye y entre los sospechosos estaba el mismísimo, Pablo Picasso, el chisme hubiera estado muy bueno si sí hubiera sido él pero no. Vincenzo Peruggia, un italiano aficionado que quería regresar la pintura a su pueblo natal fue el autor del robo y culpable de que no se supiera nada de ella por 2 años. El robo fue un lunes y el museo se dio cuenta hasta el martes, ¿quiénes eran los guardias de seguridad y dónde consigo su número para contratarlos? La búsqueda de la Mona Lisa fungió como una súper campaña de publicidad de 2 años pues la gente visitaba el Louvre solamente para ver el espacio vacío en la pared. Desde ese día en Agosto, la Gioconda pasó de ser un retrato más a convertirse en la mera, mera del arte. (Vincenzo Perrugia cumplió 7 meses de cárcel por el robo).


Hablemos del turismo y el valor tanto cultural como económico que le aporta a Francia, no cabe duda que tener una pintura de la grandeza de la Mona Lisa no es cualquier cosa. La Gioconda le deja muchísimo dinero al gobierno local gracias a que más de 100,000 personas al día entran al Louvre solamente a ver la pintura, esta cifra si es verídica no sacada de mi cabeza.


Oye y si es tan importante entonces ¡¿cuánto vale?! La Mona Lisa jamás ha salido del Louvre y probablemente no estaremos vivos para cuando lo haga, pero es de las pocas o la única pintura del mundo que podemos considerar invaluable. Alguna vez leí que si juntas las 100 pinturas más caras que se hayan vendido, la suma no llega ni al 10% del precio que se le pondría a la Mona Lisa. Estamos hablando que la pintura más cara se vendió en 450 millones de dólares, la segunda en 300 millones, tercera 250 y en fin… jamás terminaría. Por lo tanto, podemos decir que la Gioconda es la pintura que rompe con todos los récords mundiales.


Si van a Paris, claro que es un sí seguro que la tienes que ir a ver, pero si enloqueces entre tanta gente, no olvides que también está la Venus de Milo, Libertad Guiando al Pueblo de Delacroix, La balsa de Medusa de Gericault y muchísimas más que valen tu tiempo. La Mona Lisa es única y la verdad aquí es que es famosa por ser famosa.


Hablemos de arte la próxima semana.

2,293 vistas