Buscar

¡Pero es sólo una silla!

Actualizado: 11 de oct de 2018

Antes no sabía identificar el arte conceptual y cuando lo hacía, como quiera se me hacía el arte más difícil de digerir. Lo veía y no lo entendía, lo analizaba y no le encontraba razón. O sea está bien, es un mingitorio firmado en medio de un museo pero… ¿qué? Fue hasta que lo estudié tantito y entre tantas preguntas encontré las respuestas.


Entras al Museo Reina Sofía en Madrid y te topas con esto;


Joseph Kosuth, 1965, Una y Tres Sillas.

Para nosotros, una confusión visual pero para el resto es una obra de arte. Vamos a simplificar esta obra maestra; es una silla (representación), una foto de una silla (referencia) y la definición del diccionario de la palabra silla (lenguaje).


Pero, ¡pausa! Joseph Kosuth no hizo la silla, no tomó la foto de la silla y ni si quiera inventó esa definición.


Entonces, ¿por qué está en un museo? Porque Kosuth reunió estas tres y las separó de su hábitat natural, o sea del comedor de tu tía. En lugar de ser sólo una silla, se transformó en un objeto de debate, de discusión, se convirtió en una plataforma para darle voz a la confusión. El objetivo de la obra es que tú te preguntes "¿Entonces cuál es una silla? ¿Cuál de las tres: referencia, representación y lenguaje, es la correcta?"


Esto comadres, es el arte conceptual, es separar objetos de su contexto y convertirlos en ideas y debates.


Estamos acostumbrados a entrar a un museo y admirar pinturas con un impactante habilidad para detalle pero el arte conceptual nos pide que admiremos la experiencia de ir a una galería y hacer de ella algo más allá de sólo lo visual, de nuestros sentidos, del contexto histórico, del objeto en sí. El arte conceptual nos ha dado nuevas palabras para describir lo que nos encontramos y nos da la habilidad de poder apreciar lo que está frente a nosotros. Con esto, nos da a entender que el arte está lleno de ideas y significados, no solamente de talento y detalle. No sólo vive dentro de museos y se rehusa a ser un objeto de poder adquisitivo.


Los artistas conceptuales se dan cuenta que cuando una idea es buena, ésta vive más allá de las paredes. Una vez que entendemos el arte conceptual, nos podemos dar cuenta que el paisaje de Monet no es un paisaje, sino una expresión de libertad, la pintura de Picasso Guernica, no es lo que pasó en Guernica, sino una llamada de auxilio ante la guerra y una silla, ¡no es una silla!

De una manera extraña, estas obras de arte son permanentes ya que no sólo están hechas de materiales tangibles, sino de ideas. Las esculturas se quiebran, las pinturas se dañan, pero las ideas, perduran en el tiempo.


“En el arte conceptual, la idea o el concepto es el aspecto más importante de la obra. Cuando un artista utiliza una forma conceptual de arte, significa que toda la planificación y las decisiones se toman primero y que la ejecución es un asunto superficial. La idea se convierte en la máquina que hace el arte ”.


- Sol LeWitt, "Paragraphs on Conceptual Art", Artforum, V/10, Verano 1967,

0 vistas

© 2018, Hablemos Arte

bloghablemosdearte@gmail.com

Historia del arte

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon