• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018, Hablemos Arte

bloghablemosdearte@gmail.com

Historia del arte

Buscar

El Impresionismo: los brochazos bonitos color pastel

Actualizado: 3 de sep de 2018

Para empezar a entender las obras que exhiben en el museo Marco, obras de arte que son imposible de entender para mortales como nosotros, es importante irnos hasta el principio. Donde artistas rompieron con reglas y empezaron a desafiar a las academias.


El impresionismo es una de las vanguardias con la que más cómodos nos sentimos. Comparado con arte moderno reciente, el arte contemporáneo o el conceptual, este tipo de pinturas son más fáciles de admirar, comprender y digerir. ¿Y qué hay de malo en eso? Nada.


Retratan objetos del día a día, paisajes hermosos, pintados con una técnica de brochazos color pastel, es una paz visual.



Water Lilies. Monet. 1906.

Los impresionistas fueron el último grupo que hizo arte el cual podemos considerar “normal, bonito e inofensivo” porque a partir de ahí se les botó la cabeza y se fueron a dibujar y pintar cosas abstractas, geométricas y difícil de entender. Sin embargo, en su tiempo fueron los más rebeldes, los absolutamente locos que rompieron con todas las reglas habidas y por haber en hacer esos famosos brochazos.


La Academia, un grupo de personas que decidían qué era arte y qué no, los mean girls del mundo artístico, aceptaban solamente las pinturas que tenían iconografía religiosa, reyes, todo perfecto, todo bonito, realista, detallado. Entonces llega este grupo de pintores como Monet, el de los lírios, Degas, el de las bailarinas, entre otros, Manet y Renoir y empiezan a desconchiflar tradiciones.


El impresionista pinta lo que ve sin alterarlo, como la luz refleja en ese momento en el objeto y empieza a ver colores que nunca nadie había visto en la naturaleza. Ellos querían salir de sus casas donde pintaban, salir a documentar lo que veían y lo que sentían, rompieron la barrera tan marcada que existía entre el estudio y la naturaleza.


Algo importante para saber sobre estos artistas es que sus cuadros no tienen sentimiento ni historia. Lo que me refiero con esto es que su objetivo era nada más y nada menos, representar lo que veían, fin. El que te diga que detrás de los lirios de Monet hay una historia de inconformismo, tristeza, que su esposa lo dejó, abandonó a sus hijos y cada lirio pintado es una representación de las lágrimas que derramó… te están madreando. No olvidemos que hay una gran diferencia en hacer tu propia interpretación, proyectar tus emociones en un cuadro y dar por hecho la razón el artista pintó lo que pintó.


Ellos pintaban oscuridad, claridad, sombras, colores, exactamente lo que sus ojos les permitieran ver. Los impresionistas son el parteaguas del mundo artístico, a partir de esto, la historia se empieza a poner interesante.


Les platico la próxima semana que hablemos de arte.

423 vistas1 comentario