• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018, Hablemos Arte

bloghablemosdearte@gmail.com

Historia del arte

Buscar

El caso de Supreme y Barbara Kruger

La línea entre apropiarse de diseños de otros y ser influenciados o inspirados por el trabajo de diseñadores, artistas o cualquiera, es de lo más fina y de lo más comprobado del mundo. A veces hasta nosotros como simples mortales se nos olvida dar crédito al usar la fotografía de alguien o darle copy-paste a algo, pero qué pasa cuando se apropian los diseños de una artista de renombre durante años para crear una de las marcas de moda más exclusivas en el planeta?

Hablemos del caso de Barbara Kruger y Supreme.


Barbara Kruger es una artista visual y diseñadora gráfica que empezó con sus obras más famosas en 1969 y conocida por poner textos con la tipografía Futura Bold (tipografía desarrollada por Paul Renner) encima de un rectángulo rojos en imágenes en blanco y negro. Sus obras son críticas hacia el capitalismo, el patriarcado, feministas (aunque ella no lo llamaría feminista), denunciando los estereotipos de las mujeres, de seres humanos, nuestro rol en la sociedad, en fin, creo que ya me están entendiendo.


I Shop Therefore I am, 1990, Barbara Kruger.

Y por el otro lado, tenemos a Supreme. Una marca de las más exclusivas en todo el mundo. La empresa se basa en la exclusividad, produciendo un número limitado de camisas, gorras, calcetas, haciendo que la demanda del público sea muchísimo más alta que la oferta. “¿Achis y todo esto para qué?” Para lograr que una camiseta básica de algodón se convierta en un objeto de deseo y que la gente diga “O sea, ¡la tengo que tener!” Puede sonar medio tonto, porque sí lo es, pero tienen gente afuera de sus tiendas, (que por cierto, sólo existen en las más grandes ciudades del mundo), por hoooooooras para poder comprarse algo (lo que sea) de ahí. Una vez escuché a un chavo platicar que fue a Supreme de París, hizo 4 horas de fila para comprarse unas calcetas blancas sólo para decir que tiene algo original de ahí. Talk about perfect marketing startegies, hellow! Pero bueeeeeeno, cada quién sus chivas en cuanto a modelos de negocios ¿no? El chiste aquí es que Supreme se apropió 100%, totalmente, irrefutablemente de las obras de Barbara Kruger, y el que diga lo contrario le pasó toda mi recopilación de evidencia.


Supreme, 1994, Logo

James Jebbia fue quién fundó Supreme en 1994 y claro que mi compadre ya dio su declaración a dichas alegaciones; dijo que el logo de la marca sí fue “influenciado” por Kruger pero que jamás de los jamáses su intención fue apropiarse de sus diseños o sus ideas. A lo que en el 2013, Barbara contestó:


“Qué ridículo grupo de payasos poco chidos. Hago mi trabajo sobre este tipo de farsa tristemente tonta. Estoy esperando que todos me demanden por infracción de derechos de autor”


No me gustaría sesgarlos más de lo que ya lo hice pero por mucho que me gustaría que pudieran decidir por ustedes mismos si esto es o no una copia de la obra de Kruger, la verdad, la falta de originalidad en el diseño de Supreme es obvia, la falta de creatividad y asertividad de enmendar errores, pésima y finalmente, como marcas reconocidas mundialmente no sepan diferenciar entre la apropiación y la inspiración, triste y desconcertante. Barbara Kruger siempre criticó a una sociedad capitalista tóxica que irónicamente, son éstos mismos los clientes de Supreme.


Hasta aquí mi reporte, hablemos de arte la próxima semana.

1,106 vistas