Buscar

Como entender un Rothko

Aquí te voy a explicar lo que todo mundo quiere saber, cómo entender una pintura que tiene cero contexto, cero pistas, cero nada para que después puedas entender que no importa mucho si una obra de arte tiene historia o no, puede valer millones.

Entonces qué pasa si no eres un experto en el tema, ¿cómo identificas buen arte del malo? O mejor dicho, ¿cómo entiendes de qué trata una obra de arte para dar tu opinión?

Es bien importante tener claro que a veces el trabajo de una pintura puede ser simplemente hacer que una pared de tu casa se vea mejor y ya. La función primaria del arte es ser admirada, no tiene que revelar un profundo mensaje secreto para ser digno de apreciación. Esto hay que tatuárnoslo en la cabeza. Así que la forma más sencilla de entender o juzgar una pintura es responder la siguiente pregunta: ¿Te gusta? Y por 'me gusta' no me refiero a las cualidades técnicas o detalles que te dejan con la boca abierta, sino solo a la pregunta de si te parece estéticamente atractivo o si te hace querer usar tu fondo de ahorros para comprarla.

Después de tu reacción inicial, es una buena idea mirar la forma, la pintura en sí: el marco, la paleta de colores, el tema, las formas, los trazos, las capas de pintura. Imagínate el artista haciéndola. En el caso de Rothko, puedes darte cuenta de la simplicidad opacante y la falta de referencias simbólicas.

Normalmente cuando vas a un museo y ves una pintura lo primero que haces es ver el papelito blanco con el nombre de lo que estás viendo para hacer una conexión entre el texto y la pintura y que puedas decir “Aaah, ya entendí”. Y, ¿qué pasa cuando ves este cuadro de Rothko con cara de signo de interrogación, buscas que el papelito te salve de esta experiencia tan incómoda en busca de respuestas y ves que se llama "Sin título" o "No. X 'o' Naranja, Rojo y Azul '?

Nombreee pues muchas gracias. Debut y despedida.


Te das cuenta que el artista te está retando, como si Rothko te dijera “lo que estás viendo y estás pensando, eso es. Yo no te voy a decir qué sentir ni que ver”. Aquí si te la tienes que fumar, no hay espacio para el uso de razón, las pinturas sin título se tratan de invitaciones sin mediación, que la obra y el espectador entablen un diálogo íntimo, sin necesidad del artista, del critico o en nuestro caso... de Google.

El siguiente paso en nuestra comprensión de Rothko o cualquier otra pintura abstracta que no te hace ningún sentido, tiene que ver contigo; tu que me lees en el trabajo, en tu cama o en el Uber. El arte necesita audiencia y cada persona en esa audiencia le da al arte un significado diferente. Sin una audiencia para atribuirle un significado, el arte perdería su propósito. Un gran libro no es más que tinta sobre papel si no inspira o entretiene.

Ahora, ¿qué si la pintura vale 800 millones de dólares? ¿Qué significa eso? Acuérdense que el mercado del arte no es un reflejo de quién es el mejor pintor y la pintura más cara no significa que sea la mejor. Comprar y vender arte es un negocio, como todo lo demás. Los precios en un negocio son impulsados y elevados ​​por muchos otros factores además de la calidad del trabajo. Si no logras entender por qué se vendió cierta pintura por millones y millones de dólares, no pasa nada! Pero, no dejes que su precio te desanime a apreciarlo.

Una obra de arte muy buena no es la de los millones, es la que incita conversaciones y conflictos de opiniones. Si volteas a ver un cuadro y de tu boca salen las 6 palabras que cualquier amante del arte detesta escuchar: “Hasta yo lo pude haber hecho”, te estás perdiendo el punto de todo esto. Una buena obra de arte no se juzga por lo difícil que es hacerla o el nivel de habilidad técnica involucrado, sino lo que te hace, se convierte en parte de los momentos de tu vida. Les da forma. Soy yo quien decide encontrarle significado y comprensión en las obras de Rothko.

“Si sólo te conmueven las relaciones de color, te estás perdiendo de lo más importante de esto. Me interesa expresar las grandes emociones: tragedia, éxtasis, fatalidad y el hecho de que muchas personas se derrumban y lloran cuando se enfrentan a ellas. Mis imágenes muestran que puedo comunicar esas emociones humanas básicas ... Las personas que lloran ante mis imágenes tienen la misma experiencia religiosa que yo cuando las pinté. Y, como dices, si solo te conmueve por su relación de color, entonces fallaste el punto." - Mark Rothko

Hablemos de arte la próxima semana.

0 vistas

© 2018, Hablemos Arte

bloghablemosdearte@gmail.com

Historia del arte

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon